viernes

Circo Teatro Sahary...


Jamas pense que lo diria, pero extraño trabajar en el circo, extraño andar de pueblito en pueblito tumbando y parando el circo cada 4 dias, extraño las jornadas de 16 horas de pura chinga loca, subirme a engargolar la carpa, clavar las estacas, bajar las gradas y armarlas, treparme a las torres a pasar las series de luces...

estar despierto a las 2 de la mañana vigilando que las tormentas no tumben el circo, reforzar las estacas o clavar nuevas si era necesario, tirar las bolsas de agua, aflojar las amarras para ladear la carpa y que asi el agua bajara mas facilmente....

cavar zanjas alrededor del circo para evitar que la pista y el cableado se mojaran....
dormir cuatro horas y despertarte temprano para el segundo dia de chinga loca....

pero mas aun, ese dolorcillo en los brazos que te decía: que buen trabajo.

1 comentario:

Chito dijo...

Wow todo eso se hace. :O sorprendente. Genial Foto me recuerda me infancia. :D Saludos que estés bien